jueves, 29 de octubre de 2009

MITOS DE LA CULTURA SALVADOREÑA (EL CIPITIO)


El Cipitio es un cipote (niño) de 10 años con un estomago bien grande.

Su nombre se toma de la palabra del nahuat “Cipit” o “Cipote” que significa niño. Algunos también relacionan su nombre con el de Xipe Totec.

Según la leyenda, él es el hijo de un romance prohibido de una mujer nativa llamada Sihuehuet, conocida como Siguanaba y del hijo del dios Tlaloc.

El Cipitio fue condenado por Tlaloc, a vivir para siempre como un chico de 10 años con sus pies colocados al revés, como recordatorio del amor perverso de su madre.

Las historias que cuentan los campesinos, es que él viene a sus campos y que encuentran los pasos de un muchacho, pero se pierden siguiéndo las huellas, porque algunos no saben que el Cipitio tiene sus pies al revés, lo siguen en la dirección incorrecta.

Otra característica del Cipitio es que le gusta comer cenizas, lanza piedritas a las señoritas hermosas y le gusta comer mucho la variedad de plátanos conocidos como “Guineo Majoncho” de El Salvador. él podría también “Teletransportarse” donde quiera y cuando lo desee. Extracto tomado de http://www.salvadorenosenlinea.com/elcipitio.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada